De un Consumidor Sin Idea a un Chico de Comida Real (Traducción)

This article was translated from the original version at: From Clueless Consumer to Real Food Dude

Muchas personas alrededor de Estados Unidos podrían difícilmente imaginarme comiendo en la forma en que lo hago. Casi nada de lo que compro viene empaquetado. Casi todo es comida simple como una manzana en lugar de algo procesado como un puré de manzana. Mientras me estoy preparando mi comida y después de que he terminado de comer, usualmente no hay necesidad de que pueda requerir un basurero para nada. Puedo decir todo lo que como y cada una de las cosas de la lista de ingredientes; si es que compro algo que incluso tenga una lista de ingredientes. Mi dieta consta casi exclusivamente de plantas y mi comida no tiene pesticidas o preservantes ni sobre ni dentro de ella. Esto es una dieta bastante irreconocible por decenas o incluso centenas de millones de estadounidenses y para mí es sólo una cuestión de comida, en una forma que es bueno para mí, bueno para la tierra y altamente costo efectivo.

Sin embargo, ha tomado años de educación y cambio para llegar a la dieta saludable y al estilo de vida que tengo hoy. Siempre me consideré una persona que comía un poco más saludable que el común de la gente alrededor mío, pero enfrentemos que no estaba mucho mejor. Comía en cadenas de hamburguesas de comida rápida, nunca me resistía a un cono de helado o a un batido (milk-shake), compraba mucha de mi comida en Wal-Mart o en cadenas de tiendas de abarrotes y casi todo lo que cocinaba tenía instrucciones de cómo prepararlo en el empaquetado.

De la noche a la mañana no capte lo que ahora sé. No existió un salto de la A a la Z. En su lugar, todos mis cambios fueron muy transitorios con continuas mejoras, convirtiendo un poco más saludable y eco-amigable con cada pequeño cambio. Esta transición estuvo siendo completada por documentales, libros y la positiva influencia de otras personas; entonces, mientras yo aprendía más y me convertía en una persona naturalmente más saludable, fue siendo cada vez más y más fácil. Incluso, algunos hábitos (como los de los conos de helados McDonald) tomaron algunos años en romperse aún después de conocer más.

Estoy aquí para servir como tu inspiración y tu educación para ser consciente con la comida que comes y para regresarte tu cuerpo de las corporaciones de comida. Verdaderamente me esfuerzo por un mundo donde todos seamos saludables y estemos radiantes de felicidad. Este blog intenta servir como un ejemplo de cómo me liberé de mi dieta muy poco saludable y cómo ahora estoy orgulloso de lo que introduzco dentro de mi cuerpo.

En el college mi lista de compras era largamente constituida por sopa ramen con fideos, salchichas calientes, macarrones con queso, pizzas congeladas, carne pre-cocida, Queso Americano, leche, sopa enlatada, spaghetti, salsa para spaguetti, huevos en paquetes de 50, cereales (mini-trigos congelados y miel de abeja fueron mis alimentos básicos), vegetales congelados, frutas enlatadas como mandarinas, naranjas, peras y duraznos, aceite de oliva, tocino, salchicha, helados, tostadas strudels, mantequilla, waffles congelados, atún enlatado, aceitunas, panecillos de Pisllbury, puré de papas, chicle y mucha cerveza barata y vodka. No tengo ningún apunte de mi lista de compra así que no puedo decir esto con total certeza pero eso es lo que recuerdo.

Sentía como si estaba comiendo saludable porque no compraba gaseosa, Doritos, queques, caramelos, cereales realmente azucarados como Lucky Charms o Fruity Pebbles, gelatina (Jello) o pudding. Raramente tendría donas como desayuno y en lugar de ello tenía cereal, waffles congelados o un omelet con 6 huevos. Si, hice omelettes con 6 huevos bastante seguido. Típicamente no compraría cosas realmente azucaradas, pero comía muchas de ellas.

Recuerdo basar lo que estaba comprando de un concurso en que ellos estaban compitiendo de tiempo en tiempo, pero eso puede haber sido más una cosa de colegiales. Mucha de mi comida venía de comer en el campus y muchas de mis opciones era bastante lejanas de las más saludables. Noches bohemias resultaron en mucha comida de estación de servicios, pizza, Taco Bell y cafeterías que abren hasta tarde. Las resacas matutinas frecuentemente significaban huevos grasientos, papas fritas y salchicha. Mi primer año como estudiante gané cerca de 9 kilogramos (20 libras) y mantuve mucho de ese peso a través del college.

 

Hacia el final del college empecé a cuidarme y pensar un poco más acerca de la comida y empecé a cambiar mis compras de alimentos. Mi enamorada de ese tiempo, con quien había salido entre idas y venidas durante el 2008 al 2010, fue mi mayor influencia. Esta fue mi lista de compras creada en Enero 13 del 2010, cuando yo vivía en Wisconsin, justo después de graduarme. Lo he copiado exactamente como está desde una nota titulada “Lista de comestibles”.

Leche

Huevos

Yogurt

Queso

Frutas – Manzanas, Bananas

Verduras – Tomates, espinaca, pimiento, champiñones, berenjena

Pan

Queso Cottage

Queso en tiras (String Cheese)

Carne pre-cocida (Lunch meat)

Mantequilla de maní

Espagueti

Salsa para Espagueti

Salsa

Cena congelada

Pizza congelada

Burritos

Ajo

Frijoles refritos

Puré de patatas

Incluso con las mejoras, era muy lejos a la forma en la que me alimento hoy en día. Todo era comida procesada que venía empaqueta, ni una sola cosa era orgánica (pensaba que lo orgánico era sumamente caro y completamente innecesario. Nunca me hubiese tomado tiempo para aprender acerca de lo orgánico frente a lo convencional) y ni era producción local. Incluso mi comida saludable como frutas o vegetales eran mayormente enlatadas o congeladas. Casi nada era fresco. Típicamente hacía todas mis compras en Wal-Mart o en cadenas grandes de abarrotes. Además, bebía mucha cerveza barata y bebidas alcohólicas fuertes y muchas de mis noches en el bar costaron tanto como lo que valdría todo una semana de comida saludable.

Un año más tarde en Enero del 2011, me mude a San Diego, California, y drásticamente mejore mi dieta. Caí en una multitud de personas que ponían mucha más atención en lo que ellos comían. Eso tuvo una influencia muy positiva para mí.

Empecé haciendo compras en Trader Joe’s y considere que esto era comida realmente saludable. Estaba escogiendo comida que era bastante más saludable, como pan de grano entero con muchos menos ingredientes y pechugas de pollo o filetes de atún en lugar de carne pre-cocida (lunchmeat). Sin embargo, casi todo era todavía empaquetado, mucho de ello procesado y casi nada era orgánico. No hacía compras en los mercados de agricultores y todavía tenía la idea que lo orgánico era completamente innecesario y que no había nada de malo con el sistema industrial agrícola. Estaba comiendo mucha carne y productos animales. Pude haber entrado en la cooperativa donde hoy compro, pero lo más probable es que no.

Aquí, una de mis comidas a inicios del 2011:

Filete de atún de Trader Joe’s, quinua, vegetales, Sri Racha y mostaza. Este fue un plato que comí varias veces por semana.

Pechuga de pollo, quinua, vegetales y cerveza de calidad. En este punto, típicamente tomaba cerveza de calidad en lugar de esa cerveza barata de porquería.

Una hamburguesa o sandwich con toda clase de trigo, frijoles enlatados horneados, papas y espárragos

Consideraba el veggie o el foot-long atun de Subway una comida saludable. Esto fue mi manera de comer fuera de casa.

Y aquí está mi maletera llena de abarrotes en el otoño del 2011. Estaba entusiasmado acerca de los alimentos que iba a comer, así que usualmente tomaba fotos de ello.

La siguiente foto es una carga de comestibles alrededor del mes de febrero del 2012, un año después que me mude a San Diego. Notarás que la mayor parte todavía era empaquetada, muy poco es orgánico y todo viene de grandes cadenas de tiendas. Pero, es sustancialmente más sano que lo que estaba comiendo solo unos años atrás en Wisconsin. Probablemente el mayor cambio hasta aquí es que hay mucho menos carne y más tofu en su lugar.

Fue en este tiempo que mi mente fue abriéndose al hecho que yo conocía muy poco sobre alimentos. No tenía idea acerca de dónde venía mi comida, que compañías la hacían, que sí había ingredientes escondidos, el daño que todo el empaquetado causaba al medio ambiente y cómo mi cuerpo usaba el alimento que comía. Uno de los más grandes cambios para mí fue un libro llamado Healthful Foods by Jethro Kloss (Comidas Sanas por Jethro Kloss). Había salido con mi tía Louise en Chicago y nos detuvimos en una tienda de libros usados, donde fui inspirado para comprar algunos libros sobre comida. Este momento cambió completamente mi vida.

Estaba tan inspirado y sobrecogido por este simple libro que me enseñó lo básico de la buena nutrición y los alimentos más sanos para comer.

Grub: ideas for an urban organic kitchen (Papear/ comer: Ideas para una cocina orgánica urbana), fue también un punto de inflexión para mí. Además de los documentales como Food Inc. (Comida Inc.) y Food Matters started a revolution in my mind (Cuestiones Alimentarias empezaron una revolución en mi mente) (ver 23 películas que cambiaron mi vida para más documentales).

Aquí estoy en Marzo 2012 con dos de los libros que me inspiraron y la comida que compré en una tienda de abarrotes mientras estuve en San Juan, Puerto Rico. Este fue mi intento de comer saludable mientras me quedaba en la habitación de mi hotel, que es una historia completamente diferente que estando en casa.

Esta es una mantequilla de maní, pan de trigo, atún, aceite de oliva, avena, frijoles negros, frijoles garnanzo, té verde, palta, kiwis, manzanas, zanahorias, toronja y pepinos.

Estaba seguro que lo hacía mucho mejor, pero recordando a través de mis notas de ese viaje, veo “Pasé el día con una persona sin hogar hoy y terminé comiendo un helado en Wendy’s y un pastel de crema de avena Little Debby.” También vi en mis notas del siguiente día “Regrese al cuarto y tenía un saludable almuerzo de garbanzo/ frijoles negros y aceite de oliva, mantequilla de maní, plátano, sandwich de germinado de trigo de grano entero, zanahorias y semilla de girasol”. Así que fue todo un trabajo en progreso y había recorrido un trecho largo a través de esos libros y documentales.

Este es uno de mis primeros viajes a los mercados de agricultores. Estaba agarrando el concepto de comida local, sin empaquetar para el verano del año 2012.

Aquí es lo que conseguí en una tienda de abarrotes en el verano del año 2012. Una dieta muchísimo más basada en plantas, mucho menos empaquetados y mucho menos comida procesada.

Aquí una sopa hecha en el verano del 2012. Empecé a hacer mucha de estas sopas porque cada comida resultaba alrededor de entre $0.5 a $1 USD y duraba por algunos días. Son comidas muy saludables, por supuesto, pero los huevos vinieron probablemente de una granja industrial y estoy seguro que muy poco de la comida fue orgánica o con productos locales.

El 16 de Octubre del 2012, me sentía enormemente sano, por lo que fui por mis viejas recetas para comparar lo que actualmente estaba comprando con lo que había comprado en el 2011.

Encontré que no ya no seguía comprando más pechugas de pollo congeladas, vegetales congelados, atún congelado, vino, cereales como honey bunches of oats y grape nuts, pan, leche, yogurt personales, humus y frutas cítricas. Estuve básicamente comprando muchos menos ítems empaquetados y en su lugar estuve preparando mi comida por mí mismo. Por ejemplo, estuve haciendo humus usando garbanzos secos, que me ahorraron mucho dinero, y resultó en el mejor humus que yo hubiera probado jamás.

También noté que había empezado a comer más granos mientras el año transcurría. Note que comí mucha fruta y verdura fresca en el año 2011 y estaba cerca de ello (en porcentaje) en Octubre del año 2012.

En otoño del 2012, imprimí algunas guías personales y los colgué en mi cocina. Estos fueron mis básicos para comida saludable y ética:

Come orgánico cuando sea posible.

Come alimentos integrales.

Compra alimentos sin empaquetar.

Come una dieta vegetariana, vegana o vegetariana en su mayoría.

Come principalmente vegetales, frutas, granos, legumbres, nueces y semillas.

Compra localmente.

En ese tiempo, había creado estas guías como algo por lo que esforzarme, pero no estaba alcanzándolas por ningún medio completamente. Fue una transición siguiente para calzar completamente mis acciones con mis creencias. Con esto quiero decir que mi conocimiento se había desarrollado más rápido que los cambios que yo estaba dispuesto a hacer plenamente y que sabía necesitaba. Continúe de hacer la transición desde ahí, aunque esas son las mismas guías básicas que mantengo hoy en día.

Ahora, compro en el mercado de alimentos orgánicos de la gente cuando estoy en casa en San Diego, así como en mercados de agricultores locales. Cuando viajo, siempre busco cooperativas o tiendas de abarrotes orientadas a comida sana y encuentro los mercados locales por productos frescos así como por productos secos.

Aquí está mi lista de compras de hoy:

Productos a granel

Avena

Arroz integral

Lentejas

Frijoles pintos y frijoles negros

Masa

Semillas de lino

Semillas de sésamo

Levadura nutricional

Pasas*

Masa

Semillas de girasol, semilla de calabaza o maní. Escojo uno de estos 3 porque son los más baratos de entre todas las nueces y semillas

Palomitas de maíz

Coco rallado

Polvo de Cacao

Azúcar (preparar Komucha)

Productos líquidos a granel

Aceite de oliva

Aceite de coco*

Miel

Vinagre de sidra de manzana*

Olive oil

Coconut oil*

Honey

Apple cider vinegar *

Liquid Aminos

Mantequilla de Maní

Especies 

Canela

Pimiento

Sal

Cúrcuma

Curry

Albahaca

Productos frescos

Verdes como la col rizada, acelga, espinaca, rúcula y diente de león verdes, col, brócoli, zanahorias, remolacha, ajo, raíz de jengibre, patatas, batatas, cebollas, calabacines, calabazas, berenjenas, tomates, champiñones, hierbas frescas como albahaca y el tomillo, las manzanas, las naranjas, las mandarinas, los limones, el pomelo, las bayas, las peras, las nectarinas, los melocotones y las ciruelas.

Estoy feliz de comer solo frutas y vegetales de la tierra. Típicamente como productos locales y de temporada. En lugar de solo mirar lo que quiero, escoger los productos que son los más baratos y tienen la mayor cantidad de nutrientes. Esta lista de frutas y vegetales de arriba es mi lista de productos básicos, pero varía dependiendo de la estación y en qué parte del país o del mundo este.

También preparo mi propia Kombucha y algunas veces mi propia Sauerkraut. En el pasado he hecho mi muy simple pan de trigo integral con solo harina trigo integral, levadura de panadería y cualquier nuez, semilla y frutas que quería añadirle. También hago un rebusque de comida (en los alrededores), que es donde consigo los verdes tales como verdes del diente de león, capuchina, cenizo, y llantén de hoja ancha. La mayoría consideraría estas plantas como malas hierbas, pero son altamente nutritivas y gratis. Sin embargo, en este punto de mi vida esto representa una porción muy pequeña de mi dieta. He cosechado alguna de mi propia comida, pero desde que viajo bastante no me he sumergido muy profundo en cosechar por mi cuenta. Notarás que en la lista de compras no hay incluido bebidas alcohólicas y es porque raramente tomo, y si lo hago, es usualmente por un decisión no tan bien pensado más que por un viaje intencional a la tienda.

Esta es la sección a granel en People’s donde consigo mis productos secos:

Este es dónde relleno mis frascos con aceite de oliva, miel y mantequilla de maní:

Esta es la parte de la sección de productos en People’s donde consigo mis vegetales y frutas:

Esta es uno de los mercados de agricultores donde compro:

People’s Co-op también tiene una tienda de comestibles finos (deli) donde como unas veces por semana. Esta foto muestra lo que es un típico almuerzo que conseguí. Es arroz integral, frijoles y dos ensaladas verdes. Como puede ver el precio es de solo $4.32 USD. Esta es básicamente la comida de mejor precio que alguna vez he encontrado en Estado Unidos.

Aquí estoy en el verano del 2015 disfrutando de comidas y amigos en People’s

Estas son las líneas básicas que van en concordancia con lo que como hoy en día

Cerca de cero desperdicios en compras de comestibles

Casi todo lo que compro es 100% libre de empaquetados, a pesar de los ítems con un asterisco (*) en la lista de compra. Las pasas están en un empaquetado de plástico, el aceite de coco está en una jarra de vidrio y el vinagre de sidra de manzana está a veces en una jarra de vidrio o a veces a granel. Mi único vicio de esto son unas barras de chocolate negro, que vienen en empaquetados; sin embargo, me he dado cuenta que el polvo de cacao es más barato y tiene no genera desperdicios, entonces, he estado usando más de eso. También todos los productos son libres de empaquetados, pero algunos productos tienen stickers, precintos o bandas de gomas en ellos.

Traigo mi bolsa reusable y mis jarras para la tienda de abarrotes y los lleno en la sección de productos secos a granel. Mi tienda (y muchas otras por allí) incluso tiene aceite a granel, miel, mantequilla de maní y condimentos donde yo traigo mi propia jarra para rellenarla. En lugar de usar las bolsas de productos plásticos para poner mis frutas y vegetales en ella, únicamente pongo directamente los productos en mi bolsa reusable para comestibles o en la maletera de la bicicleta.

Esta foto muestra mi bolsa reusable para ítems a granel y productos, así como para algunas jarras.

Esta es mi despensa en casa con todas mis comidas almacenadas en jarras:

Alimentos integrales

Cerca de cada uno de los ítems que compro es un solo ingrediente. Por ejemplo, manzana en lugar de puré de manzana, grano integral como arroz en lugar de pasta, y comida no empaquetada en lugar de pizza congelada. Consigo mi comida tan simple como viene y en un estado cercano al que se ve cuando sale de la tierra. No compro nada que requiera refrigeración y compro frutas y verduras en pequeñas cantidades usualmente para disminuir la cantidad de desperdicios.

Orgánico

Este fue probablemente el paso que tomó más tiempo hacia la transición. Pienso que es porque es fácil ignorar o sentirse alejado de los pesticidas y químicos usados en el sistema de la industria agrícola porque estos son invisibles. Una lista larga de ingredientes, empaquetados y carne frente a las plantas son todas cosas visibles pero los pesticidas no se pueden ver. Es fácil ignorar el impacto negativo en la agricultura con pesticidas y herbicidas, pero estos impactos son enormes. Hoy en día yo solo compro productos orgánicos cuando puedo. Estoy lejos de ser perfecto, así que termino comiendo comida no orgánica en las reuniones y tal, pero lo mantengo a un mínimo. Comer orgánico también significa libre de GMO (Organismo Modificado Genéticamente por sus siglas en ingles), por supuesto.

Comida basado en plantas

Mi dieta es cercana al 98% basado en plantas. En una rara ocasión, comeré carne o productos animales cuando alguien me los ofrezca, pero será raro. He encontrado que comer una dieta en base a plantas es uno de los cambios más saludables que he hecho en mi vida. Ya no tengo que mantener mi peso en base a ejercicios, porque no tengo un exceso de grasa que quemar de consumir carne y productos animales. Apoyo fuertemente la dieta en base a plantas y pienso que casi todo el mundo se beneficiaría en reducir su ingesta de animales, pero ir completamente a una dieta basada en plantas no necesariamente conlleva ver drásticas mejoras de salud. Bajar el consumo de las carnes y productos animales a una sola comida por día sería enorme. Para mi fueron unos pocos años de transición, recuerda que yo todavía estaba comiendo los helados de cono de McDonald por un tiempo.

Compra local

Apoyo a los mercados de agricultores locales, tiendas de comida saludable y restaurante más que tener mi dinero fuera de mi comunidad y llevarlo a oficinas de grandes corporaciones. No únicamente hago compras locales, pero también me esfuerzo para que la comida que compro sea cosechada localmente. Si no desde dentro del estado en el que me encuentro, al menos dentro del país.

En el pasado, habría pensado que sería caro el comer de la forma en que lo hago. Pensaba que comer orgánico era costoso y que en general las frutas frescas y vegetales eran caras, pero a través de mi transición aprendí que yo estaba equivocado. Primero que todo yo estaba gastando un monto más alto en alcohol. Una noche de bares usualmente calcularía gastar $50 USD de mi tarjeta de crédito sin darme cuenta. Eso es una semana entera de comestibles orgánicos saludables para mí en la actualidad. En realidad se convirtió en que estaba priorizando otras cosas sobre una alimentación saludable. Mis amigos usualmente me dicen que ellos no podrían costear el comer saludable, pero nunca es verdad en sus casos. Es únicamente una cuestión de escoger que es importante. Otras personas están gastando cientos o miles de dólares al mes en problemas médicos que se traería abajo 100% con alimentos y ejercicios. Ellos tienen que hacer una elección de conciencia de gastar su dinero en alimentos que les prevendrá de estas enfermedades occidentales en lugar de gastar su dinero en tratamientos que trabajan en las ramas del problema en lugar de la raíz.

Algunos otros dirían que comer saludable es para una elite. Entiendo totalmente hacia donde ellos van. Si yo caminara dentro de una tienda de comida sana sin conocer lo que sé y solo mirara todos los precios podría estar conmocionado. Inclusive he salido de mercados agrícolas pensando que si yo estaría viviendo de cupones de comida y quisiera comer más sano, me hubiera alejado de esa sensación como si eso no fuera simplemente posible. Comer orgánico y sanamente puede ser realmente caro así como comer mal puede ser realmente caro. Pero, comer sanamente por naturaleza es típicamente más barato que comer una dieta de calidad nutricionalmente pobre. Es en gran medida sobre conocimiento, sobrellevar construcciones societales y la dedicación de hacer lo que es correcto para ti y para la tierra. La comida que compro no es costosa. Como cereal de desayuno y usualmente resulta entre $0.75 y $2 USD para una altamente nutritiva y satisfactoria comida. Típicamente mi cereal incluye pasas o frutas, aceite de coco, semilla de linaza, miel y tal vez nueces u hojuelas de coco. El almuerzo usualmente consistirá en sopa que me cuesta entre $0.5 a $1.5 USD por comida. Mucha de la comida en mi lista de compras es mucho menos costosa que ir a McDonald’s por un par de hamburguesas y papas fritas. Puedo comer una dieta altamente nutritiva y deliciosa cómodamente con $200 al mes. En futuros blogs, iré por más detalles en cómo esto puede ser hecho. Los llamados desiertos de alimentos, donde la comida saludable no está disponible, hace muy duro hacer esto, pero también estaré explorando eso en profundidad en un futuro próximo compartiré como puede ser sobrellevado en muchos casos.

También hay una ilusión del costo de la comida. La comida que ingiero tiene reales nutrientes que hacen mucho más que “llenarme”; ellos hacen que mi cuerpo funcione en un nivel saludable. Mucha de la comida “barata” no está dándote lo que tú piensas que tu dinero está pagando. Comparar la comida saludable con la comida chatarra en una base por dólar no es posible o no tiene sentido esta comparación, dado que no estamos hablando de las mismas cosas.

Mi transición del muchacho comedor de hamburguesas del college hacia el chico de comida real no fue de un día al otro y sin obstáculos. Me tomó años de dedicación de educación y para poner lo que aprendí en acción. Las buenas noticias es que se convirtió más fácil con el tiempo mientras yo me convertía en una persona más sana y más informada. Tengo la certeza que no importa quién tú seas o en qué parte vivas, allí está algo que tu puedes hacer hoy para mejorar tu vida y la del mundo que te rodea. ¡Te aliento a empezar la transición hoy!

Para una visión más profunda de la manera en la que me alimento, que causa menos destrucción al planeta así como algunos grandes documentales y libros al respecto de este tema, revisar The Planet Friendly Diet (La dieta amigablemente con el planeta)